Antienvejecimiento

Siempre se ha pensado que: Envejecerse es cuestión de tiempo. Eso es cierto en torno a lo cronológico, pero en términos del aspecto y del bienestar físico es una condición que con un tratamiento adecuado puede retrasarse y hacerse menos evidente de manera importante. De hecho para la medicina antihomotóxica el envejecimiento y las enfermedades que este conlleva, son en gran parte el fruto de la acumulación de sustancias tóxicas en el organismo secundarias a la dieta, los hábitos, consumo de medicamentos y el estrés de la vida diaria. La homotoxicología es un puente entre la medicina convencional y la homeopatía clásica pues tiene las ventajas de ambas.

Es tan eficaz como la medicina convencional, incorpora los avances de las ciencias médicas, y está confirmada por estudios clínicos. Parte de las experiencias terapéuticas de la homeopatía clásica y mantiene su tolerabilidad, pues se trata de una medicina suave, no tóxica que puede ser utilizada por todo tipo de personas y carece de efectos secundarios.

Los medicamentos antihomotóxicos son productos que contienen principios activos como plantas, vitaminas, minerales, catalizadores, extractos de órganos, a dosis muy pequeñas (micro o nanodosis) que desencadenan un efecto sobre el sistema inmunitario que es beneficioso.

El tratamiento antihomotóxico busca:

1.Eliminar las homotoxinas que se acumulan en el organismo y que están perjudicándolo
2. Reforzar los órganos y los tejidos que están debilitados, para su correcto funcionamiento
3. Fortalecer el sistema inmunitario

La homotoxicología no mira la enfermedad de forma aislada, sino que observa al paciente en su conjunto y analiza sus hábitos de vida. El médico conocedor de su paciente, a través de una historia clínica detallada, basándose en las circunstancias particulares de la persona, y dando mucha importancia a su estilo de vida y a sus enfermedades pasadas, elabora un diagnóstico y un tratamiento individualizado que en UDL denominamos Terapia D2 con diferentes protocolos de acuerdo al caso individual.

La terapia antihomotoxica, ha sido exitosamente asociada y sinergizada con la adición de dosis altas de vitamina C para ser infundidos conjuntamente por vía intravenosa. La vitamina C es un poderoso agente antioxidante, reduciendo así la intensidad o frecuencia de enfermedades inflamatorias, infecciosas y tumorales. También es un cofactor fundamental en la producción de colágeno. A nivel sanguíneo tiene propiedades quelantes, uniéndose a sustancias tóxicas circulantes y ayudando a su eliminación.

La Terapia de Antienvejecimiento D2 por vía intravenosa está prácticamente exenta de efectos adversos y puede ser aplicada en cualquier edad y cualquier persona a quién se pueda infundir líquidos intravenosos. La terapia debe ser orientada por el médico especialista para que escoja la mejor opción terapéutica para la condición del paciente y lo oriente en el camino a seguir, pues el envejecimiento es un proceso progresivo que debe recibir siempre tratamiento.

Dr. Juan Manuel Molina
Medico Cirujano