¿Caspa? o dermatitis seborreíca

Dermatitis seborreíca

Cuando la piel empieza a reproducirse a sí misma más rápido de lo normal, las células extra de la piel se apilan y se presenta descamación (caspa.) La Dermatitis seborreica es una inflamación muy común que se produce en aquellas zonas de la piel con mayor cantidad de glándulas sebáceas (cara, cuero cabelludo), caracterizada por la formación de escamas que se van desprendiendo fácilmente y puede ocurrir con o sin enrojecimiento cutáneo.

Es más frecuente en infantes menores de tres meses y en adultos mayores de 30 años, la dermatitis seborreica es ligeramente más común en hombres que en mujeres.

Los síntomas incluyen piel rojiza, inflamada, con comezón, cubierta por escamas que pueden parecer blancas, amarillentas o grises.

Las localizaciones más frecuentes de la dermatitis seborreica del adulto son el cuero cabelludo, la cara (párpados, detrás de las orejas, laterales de la nariz), las zonas troncales, pliegues (axilas, ingles, ombligo, debajo del pecho) y genitales.

Cuando la afectación se localiza en el cuero cabelludo, se observa descamación. Esta descamación puede ser seca o grasa, provocando un estado graso del pelo.

La capacitación constante permite al dermatólogo en UDL, prescribir los productos más adecuados para su control.

Recomendaciones para prevenir y tratar la dermatitis seborreíca

  • Adecuado control del estrés ya que el estrés, fatiga, angustia, ansiedad, depresión pueden agravarla.
  • Uso permanente de champú antiseborreico formulado por el dermatólogo.
  • Humectar la piel en climas muy secos con productos adecuados para la dermatitis recomendado por el dermatólogo.
  • En caso de presentarse en un bebe, puede masajear con los dedos muy suavemente el cuero cabelludo para aflojar las escamas.

La dermatitis seborreica es una afección que puede controlarse.

  • Asegúrese de enjuagarse completamente el jabón y champús utilizados.
  • Si los padres han sido diagnosticados con dermatitis seborreica, podrá presentarse en los hijos.

¿Enrojecimiento, sequedad e intensa picazón en la piel? Alerta con la dermatitis atópica

Dermatitis atópica

La dermatitis se manifiesta con erupciones descamativas, enrojecimiento, sequedad e intensa picazón. Es una enfermedad que puede afectar a cualquier tipo de piel.  Esta enfermedad se inicia comúnmente en el primer año de vida y es menos frecuente cuando aumenta la edad. La piel atópica tiene predisposición a reaccionar exageradamente a estímulos externos o sustancias.

Las causas de la aparición de la dermatitis atópica aún no se han establecido con plena certeza, sin embargo a menudo las personas que padecen esta enfermedad tienen concomitantemente  otras condiciones alérgicas y/o antecedentes de padres atópicos.

El tratamiento de la dermatitis atópica ha de ser por el dermatólogo basado en la educación al paciente sobre su afección, eliminación de los aportes desencadenantes, cuidado de la piel y medicación.

La dermatitis atópica es un trastorno cutáneo prolongado y por tanto requiere del acompañamiento del especialista.

Recomendaciones para prevenir la dermatitis atópica

  • Humectar la piel siempre después de cada baño y reaplicar el producto sugerido por lo menos en la tarde y en la noche.
  • Baños cortos, sin friccionar en exceso la piel, con agua templada y de ser necesario repetir en la tarde para retirar sudor y polvo, especialmente en pliegues.
  • Usar un limpiador adecuado diariamente solo en cuello, axilas, genitales, manos y pies. En el resto del cuerpo únicamente 3 veces por semana.
  • Secar mediante toques suaves, sin frotar.
  • Evitar el uso de lociones suavizantes para ropa, maquillaje y esmalte.
  • Evitar fumar cerca del afectado (a).
  • Reducir al máximo el contacto con animales o peluches.
  • Evitar el contacto con plantas que tengan flores.
  • Usar ropa de algodón, evitando la lana o sintéticos y siempre lavar antes de estrenar.

Consulte nuestros dermatólogos en UDL y trate la dermatitis atópica a tiempo.