Cambios dermatológicos asociados al embarazo

Cambios dermatológicos asociados al embarazo

La gestación es una etapa con múltiples procesos adaptativos en la mujer tanto a nivel psicológico como orgánico. La piel, debido a su extensión e interacción con otros sistemas manifiesta de forma evidente tales alteraciones, cuyo conocimiento es fundamental para definir si se trata de algo normal, o si por el contrario representa un problema para el embarazo y así reducir oportunamente el posible riesgo perinatal. Con base en lo anterior podemos enunciar principalmente los siguientes hallazgos:

MELASMA GRAVÍDICO: (“máscara del embarazo”) se caracteriza por “manchas” oscuras (hiperpigmentación) irregulares y simétricas que predominan en el rostro y aparecen en más de la mitad de las embarazadas, aunque también se observan en no gestantes e incluso en hombres.

Tiene varias causas: factores hormonales y hereditarios, color de piel, exposición solar, entre otros. Sus implicaciones son netamente cosméticas, por lo cual el tratamiento en embarazadas usualmente lo instaura el dermatólogo con protectores solares adecuados y con productos tópicos suaves pues los medicamentos potentes para tratar el melasma no han demostrado seguridad durante el embarazo y la lactancia.

ESTRÍAS DE DISTENSIÓN: son comunes en la población general, aunque cerca del 90% de las embarazadas las presentan especialmente en zonas como mamas, abdomen glúteos y muslos debido a una combinación de factores como son: aumento de peso, tensión del tejido conectivo, cambios hormonales y predisposición genética.

PRURITO GRAVÍDICO: se trata de una sensación de “comezón” moderada a intensa que predomina en manos y pies, se presenta en cerca del 5% de las embarazadas, especialmente en

el último trimestre y se ha relacionado con una alteración hepática (específicamente en el flujo de bilis) inducida por hormonas. No representa un riesgo importante para la madre pero debe vigilarse el bienestar fetal por posibles complicaciones secundarias.

CAMBIOS EN NEVUS: durante el embarazo los “lunares”(nevus) presentan un aumento en los depósitos de pigmento (melanina), por lo cual pueden tornarse más oscuros e incluso palparse un poco más elevados. No existe evidencia de que el embarazo aumente el riesgo de transformación maligna, sin embargo, ante cualquier cambio llamativo en las lesiones pigmentadas es importante consultar con el dermatólogo.

Se recomienda a todas las mujeres gestantes la consulta dermatológica para preparar la piel en esta etapa, y en caso de notar algún cambio llamativo en las mucosas o en la piel y sus anexos (pelo, uñas) para efectuar un enfoque y tratamiento oportuno. ¡Consúltenos! En UDL somos especialistas en el cuidado de la piel

¿Cómo tratar el Melasma o manchas en la cara?

cómo tratar el melasma

Para el tratamiento de las manchas es importante recalcar que el término curación no se aplica a esta condición, ya que las manchas tienen un curso crónico que requiere siempre algún tipo de intervención y que por lo tanto está incluido dentro de un tratamiento crónico al que hemos llamado antienvejecimiento.

Las manchas en la piel son cambios pigmentarios de diverso origen desde daño por exposición solar, enfermedades sistémicas y pigmentaciones posinflamatorias entre otras. Hoy, con la tecnología láser como apoyo al tratamiento dermatológico se logra aclarar, reducir y hasta desaparecer las manchas en la piel.

El LÁSER contra las MANCHAS logra:

  • Aclarar, reducir o remover las manchas en la piel
  •  Mejorar la calidad de piel
  •  Unificar el tono de la piel

Esta terapia incluye medicamentos de uso tópico, cuya composición variará de acuerdo a la intensidad de las manchas, y según la actividad del paciente (usualmente empeoran tras las vacaciones), medicamentos antioxidantes orales, tratamientos físicos para mejor la penetración de medicamentos como la modulación epidérmica y terapias con luces LED y luz pulsada intensa, que se usarán también a criterio del dermatólogo en algunas épocas del melasma.

En UDL tenemos la última tecnología Láser Revlite para mejorar y unificar el tono de la piel.

Tips dermatológicos para prevenir las manchas

TIPS DERMATOLÓGICOS
  • Reduzca al máximo la exposición al sol y evite la sobreexposición entre las 11:00am y las 3:00pm
  • En caso de estar cicatrizando y mientras la piel este enrojecida NO se exponga al sol, podrá mancharse.
  • No confíe en tratamientos milagrosos, el melasma es una enfermedad que requiere disciplina y continuidad dermatológica.
  • El tratamiento con el láser o peeling siempre deben ir acompañados del uso de medicamentos tópicos y protección solar.
  • Evite los cítricos en la piel, estos al exponerse al sol manchan la piel y pueden incluso generar quemaduras.
  • No se automedique, cada tipo de piel y caso es único y por tanto el despigmentante adecuado lo formula el dermatólogo.
  • El uso de hidroquinona debe mantenerse bajo supervisión dermatológica mínimo cada 4 meses.
  • Use frecuentemente protector solar recomendado por el dermatólogo y despigmentantes con disciplina.

El melasma o comúnmente conocido como manchas en la piel son cambios pigmentarios de diverso origen, principalmente daño por exposición solar, enfermedades sistémicas, pigmentaciones pos-inflamatorias, embarazo, pastillas anticonceptivas entre otras.

Por lo general aparece como manchas en las mejillas, frente, nariz y labio superior en ambos lados de la cara. El melasma requiere tratamiento constante, no existe curación para esta situación, pero si control. Más común en pieles canelas y climas tropicales.

En UDL somos especialistas en indicar la formulación adecuada a cada caso y determinar los tratamientos eficaces para mejorar las manchas en la piel.