CÁNCER DE PIEL ENFERMEDAD MÁS FRECUENTE

De acuerdo a las estadísticas de los últimos estudios realizados, el cáncer de piel es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo, teniendo alta incidencia y afectando a gran parte de la población.

Se conocen varios tipos de cáncer de piel, el más frecuente es producido por la exposición al sol, principalmente en pieles claras, clasificadas como fototipos 1 y 2 que son mucho más sensibles a dicha exposición. Ocurre más frecuente en personas mayores de 35 a 40 años, aunque en ocasiones puede presentarse en menores que han abusado del sol. Otro tipo de cáncer es el que se presenta en los lunares, llamados melanomas y los menos frecuentes son los linfomas de piel y el sarcoma de Kaposi, que se presenta en los ancianos y en pacientes con sida.

Como se dijo anteriormente, la principal causa del cáncer es el efecto del sol sobre la piel. Las áreas más afectadas son las que están más expuestas al sol como la cara, el cuello y las extremidades superiores. Cabe resaltar que este tipo de cáncer se debe a que muchas personas no tienen el conocimiento de los sencillos cuidados que se debe tener para prevenir esta enfermedad.  Estos cuidados se basan en proteger la piel con bloqueadores solares cuando está expuesta al sol y evitar la exposición especialmente en las horas en que este es más fuerte, que es cuando se observa una sombra circular, en las horas del medio día. Estos tipos de cáncer son el carcinoma basocelular, el más común, que puede empezar como una pequeña tumoración brillante sobre la piel más expuesta al sol y el carcinoma espinocelular, el cual es seguido por lesiones  ásperas sobre piel expuesta al sol, las que se llaman queratosis solar.

Los otros tipos de cáncer de piel que aparecen en los lunares, como el melanoma,  que son influenciados por la exposición al sol, tienen un componente genético y algunas están ligados a la herencia. En este caso, los signos de alarma en un lunar que se maligniza son que el pigmento empieza a cambiar, es decir, la coloración del lunar empieza a tener diferentes tonalidades de café y el color se sale de los bordes normales; en estados más avanzados se puede ulcerar.

Considerando toda la información anterior, es importante que los pacientes tengan en cuenta los signos de alarma que se pueden presentar en la piel, igualmente hay que tener en cuenta los cambios de color, tamaño y forma que presenten los lunares. Consúltenos oportunamente a y tomen consciencia de la importancia del uso del protector solar diario, especialmente 30 minutos antes de la exposición al sol y a repetición 2 veces al día y cada 2 a 3 horas en exposiciones prolongadas. El cáncer de piel puede prevenirse y tratarse a tiempo.