Cáncer de piel – Queratosis Actínica

El cáncer de piel es una enfermedad que todos los días va en aumento, pero a diferencia de otros cánceres éste es prevenible y en la mayoría de los casos curable.

La Queratosis actínica, también conocida como queratosis solar puede ser la primera etapa en el desarrollo de un cáncer de la piel y por consiguiente se le considera una condición precancerosa de la piel.

La queratosis actínica evoluciona lentamente durante años, y suele aparecer en cara, orejas, cuero cabelludo, cuello, dorso de las manos, antebrazos y en labios. Su aspecto es plano en la piel de la cabeza y del cuello, y un poco abultado en los brazos y las manos. Las lesiones no suelen poner a riesgo la vida si se las detecta y trata en las primeras etapas. Sin embargo, si esto no sucede, pueden aumentar de tamaño e invadir los tejidos circundantes y, en muy pocas ocasiones, pueden formar metástasis o extenderse a los órganos internos. Un pequeño aumento de estos tumores cutáneos se transforma en carcinoma escamocelular.

Existen varios tratamientos dermatológicos para la queratosis actínica. Entre los cuales sobresale la criocirugía, la terapia fotodinámica y el mantenimiento con medicamentos tópicos antitumorales.

TIPS DEL DERMATÓLOGO

    • Fundamental en la prevención de estas lesiones es el uso de protector solar adecuado de forma frecuente y la reducción de la exposición activa al sol.
    • Comúnmente el tratamiento de la queratosis actínica requiere de varias sesiones y un seguimiento dermatológico permanente dado la tendencia de tales lesiones a recidivar.
    • Vístase con ropa de protección solar manga larga, pantalón largo y gorra protegiendo todas las áreas.
    • Evite las superficies que reflejan la luz como el agua, la arena, el concreto y las áreas pintadas de blanco, ya que cuando se tiene queratosis actínicas evitar la exposición solar es vital.
    • No exfolie el área ni aplique cremas que no estén bajo la supervisión del dermatólogo.
    • La enfermedad no es contagiosa.
    • Generalmente, las personas que tienen una queratosis actínica desarrollan muchas más. Crecen lentamente y no causan más síntomas o signos que las manchas de la piel. Es posible, pero no común, que las queratosis actínicas se conviertan en cáncer de células escamosas. También con frecuencia desaparecen por sí solas, pero pueden volver a aparecer.