Dermatoscopia

Nueva herramienta diagnóstica en UDL

La dermatoscopia o epiluminiscencia microscópica es una técnica no invasiva, indolora que utiliza la aplicación de una luz de diodos, polarizada o no,  sobre la piel; consiguiendo que ésta transilumine y se consigan visualizar estructuras localizadas en la epidermis y en la dermis que no son visibles a la simple vista, incluso con el uso de lupas. Para la realización de esta técnica se utilizan diferentes dispositivos: equipos portátiles están equipados generalmente con lentes de aumento de 10x y una fuente de luz diodo; equipos no portátiles y en desarrollo pueden tener aumentos de 20x, 50x e incluso superiores a 100x.

Las imágenes reflejadas se ven como estructuras de diferentes formas y colores, las cuales representan a nivel microscópico lo que está sucediendo en la lesión. Con esto, el dermatólogo adecuadamente entrenado consigue aproximarse a un diagnóstico.

La aplicación de ésta técnica en dermatología ha mejorado el diagnóstico principalmente en tumores benignos y malignos (cáncer) de piel, alteraciones de la uñas y problemas capilares.

En estudios para el diagnóstico de melanoma se encontró que la sensibilidad  de un observador a simple vista para realizar el diagnóstico fue de 54% comparado con el observador que utilizó dermatoscopia donde la sensibilidad para el diagnóstico fue entre 80-98%. Sin embargo, el uso de dermatoscopio por dermatólogo no entrenado no tiene diferencia en cuanto a sensibilidad diagnóstica comparada con la simple vista.

Además de la alta sensibilidad, la adecuada especificidad diagnóstica de esta técnica permite determinar la pertinencia de biopsia de las lesiones examinadas, disminuyéndose la necesidad de biopsias y resecciones innecesarias.

El uso de la dermatoscopia en el diagnóstico de patología capilar (enfermedades del pelo) y alopecias (caída del pelo) es conocida como tricoscopia y permite la evaluación de alteraciones en la piel cabelluda y en cabello, permitiendo realizar una mejor orientación diagnóstica y en algunos casos evaluar la respuesta al tratamiento.  Algo similar ocurre con la dermatoscopia de la uña, llamada onicoscopia, que permite la evaluación de tumores, infecciones y alteraciones de la matriz y lámina ungular, que en muchas ocasiones no son evaluables a la simple vista.

Dermatoscopia

En conclusión, la dermatoscopia es una técnica rápida, no invasiva que se ha convertido en una herramienta indispensable para la evaluación de diferentes patologías dermatológicas; sin embargo, es útil sólo cuando es realizada por dermatólogos adecuadamente entrenados.

Como ya lo hemos mencionado, las alteraciones en lunares, pelo y uñas son mejor diagnosticadas mediante la dermatoscopia.

En la Unidad Dermatológica Láser (UDL) contamos con esta herramienta y con los dermatólogos capacitados en este tema.

Consúltenos para mantener su salud dermatológica en óptimas condiciones.