Evita el envejecimiento prematuro, reduce las calorías

envejecimiento prematuro

Cuando nuestra alimentación contiene gran cantidad de calorías, es muy posible que se produzcan picos altos de glicemia, lo que significa que habrá mucha azúcar en  nuestra sangre, facilitando de esta manera la unión de glucosa o fructosa (azúcares simples) a proteínas, aumentando la glicación; por consiguiente un menor consumo calórico disminuirá este proceso y por lo tanto nuestro cuerpo envejecerá más lentamente.

Teoría de la Glicación:

La glicación es el proceso por el cual se unen moléculas de glucosa o fructosa (azúcares simples) a proteínas, proceso que a pesar de ser normal afecta el buen funcionamiento de las proteínas alteradas; y aunque nuestro cuerpo tiene mecanismos de defensa contra este proceso, cuando esto sucede de manera excesiva, se altera el funcionamiento de algunas enzimas por ejemplo las enzimas encargadas de sintetizar las grasas, se pueden producir alteraciones en la estructura de algunos tejidos y pueden afectar el sistema inmune favoreciendo la aparición de ciertas enfermedades; todo esto acelera el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, reducir el consumo de calorías en nuestra alimentación no significa dejar de comer, se trata de minimizar la ingesta energética, garantizando un aporte completo, equilibrado, suficiente y adecuado de todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para una buena nutrición, es decir alta en nutrientes y baja en calorías. Además, si sumamos unos buenos hábitos de actividad física regular y una mente activa, no sólo conseguiremos extender nuestra vida por muchos años más sino que va a ser mucho más placentera.

Pautas clave para reducir el consumo de calorías

  • Evite los azúcares simples (los dulces de cualquier tipo incluyendo las bebidas gaseosas), contiene muy pocos nutrientes en comparación a su cantidad de calorías.
  • Evite las grasas saturadas (fritos)
  • Evite excederse en el consumo de carbohidratos
  • Incluya entre 2 y 3 porciones de vegetales variados en su alimentación diaria
  • Prefiera los ácidos grasos omega 3 (salmón) y grasa monosaturada (aceite de oliva), almendras y aguacates.
  • Trate consumir sólo 2 porciones de carbohidratos complejos (harinas) en el día, preferiblemente 1 en el desayuno y 1 en el almuerzo.

Trate que la última comida del día sea antes de las 7:00 p.m. la mejor opción para comer a esta hora es una porción pequeña de proteína con una porción de vegetales.

Tenga en cuenta que el alcohol aporta gran cantidad de calorías y no proporciona ningún nutriente.

Recuerde siempre consultar con un experto antes de iniciar cualquier cambio severo en su alimentación.