Fotoprotección en niños

Fotoprotección

El término fotoprotección hace referencia al uso de productos especiales aplicados sobre la piel, medios físicos (ropa adecuada y otros elementos) y además a las actitudes que buscan evitar la exposición a la radiación ultravioleta (UV), principalmente emitida por el sol.

Los niños son uno de los grupos de la población en los que éste concepto debe extremarse debido a que desarrollan muchas actividades al aire libre. Además, porque el principal factor de riesgo para el cáncer de piel y el fotoenvejecimiento es la radiación UV asociada a exposición solar intensa durante las dos primeras décadas de la vida. Se ha calculado que entre un 50 y

un 80% del daño inducido por la exposición solar que un individuo recibe durante toda la vida se realiza durante la infancia y la adolescencia; por lo tanto, la disminución de la exposición solar en los niños reduce potencialmente la incidencia del cáncer de piel.

La medida más importante, consiste en desarrollar y afianzar comportamientos fotoprotectores saludables evitando o disminuyendo el tiempo de exposición a la radiación solar dado que como se ha mencionado, en la infancia es frecuente que se produzca una exposición solar prolongada y se sabe que los niños reciben aproximadamente el triple de radiación solar que los adultos y que cerca de la mitad de lo anterior ocurre mientras se encuentran al aire libre en los descansos, en las clases de educación física y en las actividades lúdicas en los colegios, de ahí que el uso del protector solar y la aplicación de medidas preventivas deben ser cotidianos y no limitarse a temporadas vacacionales (playa, piscina etc.) o a competencias deportivas únicamente.

Las recomendaciones principales para una adecuada fotoprotección en niños son:

* Evitar la exposición solar especialmente entre las 11 a.m. y las 4p.m.

* Cubrir la piel con gorros y ropa adecuados

* En niños mayores y adolescentes usar gafas con filtro solar.

* Protegerlos también en días oscuros, porque la radiación UV puede atravesar las nubes.

* Limitar especialmente la exposición solar en niños menores de tres años.

* En niños mayores de seis meses usar un protector solar pediátrico idealmente recomendado por un dermatólogo.

* En niños menores de seis meses NO sobreexponerlos al sol ni aplicar ningún producto que no haya sido recomendado por el pediatra o dermatólogo.

El producto debe aplicarse a diario de forma generosa 15 minutos antes de salir de casa sobre la piel seca y cubrir todas las zonas expuestas (cara, orejas, cuello, extremidades), ofrecer protección contra los rayos UVA y UVB y adicionalmente se recomienda repetir la aplicación cada 2 horas en caso de transpiración importante o baños prolongados.

Finalmente, debe recordarse que la mejor manera de garantizar que nuestros hijos adopten hábitos de fotoprotección adecuados desde temprana edad es darles un buen ejemplo todos los días, es decir, usar protector solar y aplicar las recomendaciones en nosotros mismos.

Ante cualquier signo de alarma en la piel, ¡Consúltenos! Queremos brindarle más vida a su piel.