Hablan los expertos: Hiperhidrosis axilar

La producción de sudor en un proceso fisiológico que ayuda a la regulación del calor, sin embargo cuando es excesiva o se produce mas allá de lo necesario se considera hiperhidrosis. Esta condición interfiere con el desarrollo normal de las actividades cotidianas por la humedad que genera y también produce alteraciones sicológicas en el entorno laboral o social.


Es un problema común que compromete del 1 al 3% de la población mundial y se conoce que la mayoría de implicados no consultan al profesional de la salud. Afecta por igual a hombres y mujeres, empezando en la adolescencia o adultez temprana pudiéndose extender hasta mas allá de los 60 años de vida.

La hiperhidrosis puede ser generalizada en todo la piel del cuerpo, o localizada en varias zonas del mismo como axilas (en mas del 50% de los casos), palmas, plantas, cara o ingles de forma bilateral. Usualmente afecta a personas por lo demás sanas, sin causa aparente, con historia familiar del trastorno en hasta un 50% de los casos y sin relación con alteraciones en otros órganos o sistemas. Los pacientes pueden sudar en reposo, incrementarse con el calor, ejercicio y emociones y ceder transitoriamente durante el sueño.

La alteración en la calidad de vida que genera la hiperhidrosis localizada en sus pacientes es similar a los que padecen de enfermedades renales terminales o artritis reumatoide. Los afectados por la enfermedad se quejan de humedad excesiva en su ropa, mal olor, mayor demanda de tiempo cambiándose sus prendas de vestir, mas número de duchas al día, dificultad para establecer relaciones interpersonales, discriminación laboral, disminución en los movimientos de los brazos y mayor gasto de dinero en ropa o desodorantes.

Si usted considera que padece esta condición consulte con su dermatólogo para la confirmación del diagnóstico y explorar las posibilidades de manejo.

Tratamientos disponibles para hiperhidrosis axilar:

Aunque hay múltiples opciones solo las modalidades quirúrgicas han demostrado solución permanentes:

*Medicamentos tópicos, los cuales pueden ser útiles en casos leves

*Medicamentos anticolinérgicos que deben tomarse continuamente y con riesgo de efectos indeseables

*Toxina botulínica A muy efectiva, pero costosa y de corta duración

*Simpatectomía realizada por cirujano de tórax, pero con poca utilidad para la hiperhidrosis axilar.

Una solución duradera:
UDL cuenta con la mas moderna tecnología laser para realizar la cirugía axilar. Este procedimiento lo realiza un dermatólogo experto, bajo anestesia local, con pequeñas incisiones en las axilas a través de las cuales se introduce una fibra del láser para destruir las glándulas productoras de sudor y removerlas bajo aspiración. Como valor agregado esta pequeña cirugía ha resultado ser útil también en el tratamiento del mal olor del sudor axilar (bromhidrosis). Es un procedimiento ambulatorio bastante efectivo, con mínima incapacidad y bajo riesgo operatorio.