Hablan los expertos: Protección Solar

En la actualidad hombres y mujeres desean conservar una piel sana, joven, sin arrugas y sin manchas. Si usted mira las partes de su cuerpo que generalmente están cubiertas, advierte inmediatamente que son diferentes a las expuestas al sol.

Es ejemplo claro de que la piel es dañada por el sol y tomar medidas para protegerse de él, hacen posible que la piel se conserve sana y lo refleje por más tiempo.

El sol no es enemigo nuestro, ciertamente la luz solar es fundamental para la vida del hombre en la tierra, y una exposición adecuada es beneficiosa para la síntesis de vitamina D, la cual permite una mejor fijación del calcio en los huesos y para estimular el sistema inmune. Sin embargo la tendencia al «bronceado» ha llevado a muchas personas a tomar sol en forma repetida y por tiempos prolongados sin protección alguna, ocasionando daños a la piel.

El sol emite diferentes radiaciones entre las que se encuentra la radiación ultravioleta (RUV), y esta a su vez se subdivide en rayos ultravioleta C, B y A. La capa de ozono de la atmósfera filtra casi en su totalidad los rayos UVC, permitiendo el paso únicamente de los rayos UVB y UVA, los cuales inciden sobre la piel ocasionando daños inmediatos y daños tardíos.

Sabemos que la disminución de la capa de ozono en la atmósfera (filtro natural de los rayos solares) agravan los efectos de la radiación solar. Este hecho, que antes de consideraba confinado a las zonas polares, ahora se extiende a diversas latitudes, incluyendo la zona del trópico, donde además los rayos solares son más fuertes pues inciden en forma más directa. También es importante saber que los rayos solares son más intensos: A mayor altura sobre el nivel del mar, en el verano y entre las 11 a.m y 3 p.m. Igualmente superficies como la arena, el agua, el pavimento y la nieve reflejan la radiación solar. El estar bajo sombrillas o carpas no garantiza protección contra los rayos solares.

Los daños inmediatos en la piel son aquellos que se ven horas o días después de exponerse al sol o de asistir a cámaras bronceadoras, tales como:

• La quemadura solar
• Pecas
• Bronceado

Este último es una respuesta de defensa de la piel frente a la agresión de los rayos ultravioleta. Broncearse no es recomendable.

Los daños tardíos, son aquellos que se observan varios años después de una exposición solar repetida sin la protección adecuada, ya que la exposición al sol y el daño solar son acumulativos en la piel, de aquí la importancia de proteger y educar a los niños. Estos efectos tardíos del sol son: El envejecimiento prematuro, las queratosis solares y el cáncer de piel.

El cáncer de piel es el cáncer más frecuente en Colombia y el mundo, se manifiesta como un nódulo o un parche, de color rosado, color piel o negro. El cual crece lentamente, puede sangrar y el sitio más común es la cara.

Los protectores solares son productos químicos que, al aplicarse sobre la piel, son capaces de evitar el paso de los rayos ultravioleta A y B, por lo tanto previenen el daño solar. Los más aconsejables son aquellos que tienen un factor de protección solar (SPF) 15 ó mayor, son resistentes al agua y al sudor y no producen alergia.

El ABC de la protección solar:

• Aléjese del sol entre las 11 a.m y las 3 p.m
• Bloqueador solar diariamente 2 veces al día mínimo. 20 minutos antes de exponerse al sol y repetirse cada 2 horas.
• Cúbrase con sombrero, gafas y camiseta tanto Usted como a sus hijos. Preferiblemente prendas con protección solar.
• Desde la infancia inicie el cuidado de la piel, haga del bloqueador un hábito diario, cubriendo las áreas expuestas: cara, orejas, nariz, cuello y manos.
• Evite productos como aceite, cítricos, bebidas oscuras durante la exposición al sol ya que son sustancias que pueden causar reacciones fototóxicas y quemaduras causando ampollas y lesiones pigmentadas.

No sólo por el desarrollo de manchas y arrugas, sino también por el incremento preocupante de cáncer de piel en todo el mundo, todas las personas, niños y adultos deben protegerse del sol. Ante cualquier sospecha consúltenos en la Unidad Dermatológica Láser, nuestro dermatólogo lo guiará en las medidas preventivas que debe tomar y en caso de existir ya daño solar, sabrá tomar los correctivos mediante novedosos procedimientos y tecnologías de avanzada.