Hablan los expertos: Venitas en el rostro

Existen diversos tipos de lesiones vasculares en la piel. En este texto hablaremos de las lesiones vasculares más pequeñas y que pueden aparecer en el rostro.

Estas lesiones pueden ser congénitas o más frecuentemente aparecen con el curso de los años.

Técnicamente se conocen dependiendo de su origen con el nombre de telangiectasias, venulectasias, arañas vasculares y cuando de presenta de una manera más generalizada se llama cuperosis.

Las anteriores alteraciones pueden aparecer por diversas causas dentro de las cuales las más frecuentes son: la exposición solar prolongada y continua sobre todo sin protección solar, el uso de medicamentos irritantes, o el uso a largo plazo de corticoides, la rosácea (enfermedad que cursa con enrojecimiento y lesiones acneiformes) el alcoholismo, la enfermedad hepática avanzada, el trauma cutáneo y en general la piel sensible.

La presencia de estas lesiones puede hacerse, más evidente con la explosión solar, en los ambientes cálidos, tras la ingesta de alcohol, comidas calientes o irritantes y con el consumo de algunos tratamientos hormonales.

Las mejores medidas que se pueden tomar para evitar el desarrollo o empeoramiento de estas lesiones vasculares en la piel, en especial si se tiene piel blanca y/o sensible, son: adecuado uso del filtro solar, evitar los cambios bruscos de temperatura, moderar y minimizar el consumo de alcohol y alimentos irritantes, evitar el cigarrillo, descansar de seis a ocho horas diarias, emplear cosméticos especiales para pieles sensibles.

Una vez que la cuperosis se está desarrollando en la piel, es necesario evitar todo tipo de sustancias o productos exfoliantes. También deben evitarse los productos fotosensibilizantes como perfumes, retonides, ácidos fuertes.

Ya en el tratamiento de estas lesiones, una de las mejores maneras es empleando el láser vascular tipo láser de ND YAG, pues éste mejora las reacciones vasomotoras, elimina o minimiza una buena proporción de venulectasias y mejora en general la calidad de la piel, causando mínima molestia y muy rápida recuperación.

Dr Juan Manuel Molina