Láser para caída de cabello

Láser caída del cabello

Láser para caída de cabello

El pelo es uno de los tejidos de más rápido crecimiento en el cuerpo humano, protege la piel cabelluda de agentes externos (frío, calor, picaduras, golpes, etc.) y ayuda a controlar la temperatura corporal. El folículo piloso se somete a ciclos repetitivos de regeneración, cada uno de estos ciclos consisten en tres etapas: anágena (fase de crecimiento), catágena (fase de transición) y telógena (fase de reposo).

El cabello sano mantiene el equilibrio natural entre las fases, el láser estimula este equilibrio, prolonga la fase anágena (fase de crecimiento) y previene el desarrollo prematuro de la fase catágena (fase de transición) donde el pelo empieza a separarse de la papila que lo alimenta y deja de crecer.

Pero no cualquier láser es aplicable al área capilar, desde los años 60s se viene usando el láser en medicina y en 1983 los dermatólogos Anderson y Parrish describieron el mecanismo por medio del cual el láser actúa en los tejidos. Se han implementado terapias láser para promover la reparación y regeneración de tejido, y para estimular la actividad celular. Este mecanismo del láser se denomina “Fototermólisis Selectiva” y quiere decir que cada lesión o cada tejido absorbe de manera exclusiva o preferencial solo un tipo de luz láser.

El pelo es un tejido y la terapia láser indicada para el tratamiento capilar se denomina Low-level laser therapy (LLLT) o terapia láser de bajo nivel, Láser Revage utilizado en la UDL. Este láser ha sido un gran complemento al tratamiento de caída de cabello, una terapia segura y aprobada por la FDA (Food and Drug Administration). Los estudios han demostrado que su utilización continuada estimula el crecimiento del cabello, modula los procesos inflamatorios y las respuestas inmunológicas que también podrían tener efectos en el recrecimiento del cabello.

La terapia láser revage

Puede ser utilizada como terapia PREVENTIVA a la caída del cabello o como COMPLEMENTO al tratamiento sistémico formulado por el dermatólogo.

La terapia láser se realiza por sesiones ambulatorias sin incapacidad, en cada sesión se trasmite la luz láser de manera uniforme por medio de un casco que rodea la cabeza, luz emitida por 30 diodos láser que logra:

1. Estimular el folículo capilar.

2. Promover la producción de trifosfato de adenosina (ATP energía que incrementa la productividad del folículo).

3. Incrementar la circulación sanguínea encargada de la distribución de los nutrientes y oxigeno al folículo para su estado sano y fuerte.

4. Disminuir la caída del cabello y aumentar su densidad.

La dermatología se apoya en esta terapia láser como herramienta tecnológica sin remplazar en ningún momento el criterio clínico adquirido y se utiliza en patologías capilares como:

Alopecia Areata (AA)
Alopecia Androgenética (AGA)
Alopecia inducida por quimioterapia
Efluvio Telógeno (TE)

Además, es una terapia para usarse en el período inmediatamente después de un trasplante quirúrgico de pelo ya que facilita el proceso de curación, aumenta la viabilidad y prematuro crecimiento de los injertos.

Así como cuida la piel, prevenga la caída del cabello

Recomendaciones:

1. Consulte al dermatólogo la caída progresiva del cabello o cualquier alteración en la piel cabelluda.

2. Haga por lo menos un programa preventivo de terapia láser al año.

3. Mantenga una alimentación balanceada y utilice cuando sea necesario los complementos nutricionales recomendados por el dermatólogo.

4. Utilice el champú dermatológico adecuado a su tipo de piel.

5. Enjuague completamente el champú evitando residuos en la piel.

6. Prefiera secar el cabello libremente o con toalla sin ejercer presión.

7. Evite el uso del secador o por lo menos manténgalo a una distancia prudente para evitar la concentración de calor sobre la piel.

8. Desenrédelo con los dedos o con peines de cerdas suaves y anchas.

9. Evite atarse el pelo con colas o pinzas bajo mucha presión.

10. Evite químicos, alisantes y decolorantes en el cabello.

11. Después de la piscina siempre lave el cabello retirando los residuos de cloro, y del mar la sal y arena.

12. Hidrate el cabello y utilice el reparador capilar en las puntas quebradizas.

13. Proteja el cabello de la sobreexposición solar, utilizando gorra de protección.