Lupus Eritematoso y Piel

Lupus es una enfermedad autoinmune. El sistema inmunológico es el principal mecanismo de defensa del organismo y normalmente produce anticuerpos para protegerlo de virus, bacterias y otras sustancias extrañas. En una condición como el lupus, el sistema se “confunde” y no diferencia entre las partículas ajenas y las propias células o tejidos produciendo anticuerpos “en contra de sí mismo” denominados autoanticuerpos, causando inflamación y  daño progresivo en los tejidos del paciente.

El Lupus Eritematoso Sistémico se denomina de ésta manera puesto que puede afectar distintos órganos y sistemas como piel, articulaciones, riñones, corazón, pulmones, cerebro, entre otros. Sin embargo, cerca de la mitad de los pacientes con lupus tienen compromiso casi exclusivo de la piel y las articulaciones. Debido a su amplia variedad de síntomas, las personas a menudo confunden el lupus con otros problemas de salud, retrasando la consulta oportuna y el tratamiento adecuado.

¿Qué causa tiene el Lupus?

El origen exacto del Lupus no se conoce. Se ha postulado la posibilidad de que el agente que pone en marcha la enfermedad sea un virus, pero es claro que se requiere la participación de otros factores (genéticos y hormonales) para que la enfermedad se manifieste.

Puede debutar a cualquier edad, aunque en la mayoría de los casos aparece entre los 17 y 35 años, siendo además mucho más frecuente en el género femenino (9 mujeres por cada varón afectado). Los antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes también son relevantes.

Cada paciente tiene un patrón de presentación diferente de la enfermedad, lo que en ocasiones dificulta el diagnóstico, ameritando siempre la valoración por parte de un Reumatólogo cuando exista sospecha clínica para definir los estudios pertinentes y el manejo adecuado.

 

¿Cuál es la relación entre Lupus y Piel?

El compromiso cutáneo es la segunda manifestación clínica más frecuente después de los dolores articulares, ocurriendo en el 70-80% de los pacientes. La manifestación más conocida es el llamado “eritema en alas de mariposa”, que consiste en un enrojecimiento y erupción en mejillas y nariz.

Sin embargo, las lesiones en piel del lupus pueden aparecer también en mucosas (oral, nasal y genital) o en cualquier parte del cuerpo simulando otras enfermedades. Los pacientes con lupus tienen característicamente una piel muy sensible a los rayos ultravioleta lo que se conoce como “fotosensibilidad” y de hecho no es infrecuente que la enfermedad se manifieste luego de una exposición solar prolongada.

Otra presentación cutánea es el Lupus Discoide que causa una erupción circular (“en forma de disco”) en las zonas expuestas al sol como cara, orejas, cuello y antebrazos dejando con frecuencia cicatrices características.

Cuando afecta el cuero cabelludo puede causar una caída importante del pelo (alopecia) que se considera prácticamente irreversible. Es común que los pacientes con Lupus Discoide tengan compromiso limitado únicamente a piel sin afectación de otros órganos, sin embargo requieren de un seguimiento adecuado.

 

¿Cómo se diagnostica el Lupus?

Si su médico sospecha que usted tiene lupus en función de los síntomas que presenta, se requiere la realización de una serie de exámenes especializados para confirmar que realmente padece esta enfermedad.  Debido a que el Lupus es una enfermedad compleja, requiere tratamiento y seguimiento especializado por parte de un Reumatólogo, adicionalmente un Dermatólogo es necesario en el tratamiento de las lesiones cutáneas del lupus.

 

Tratamiento Lupus Pereira:

Debido a que el Lupus es una enfermedad compleja, requiere tratamiento y seguimiento  especializado por parte de un Reumatólogo, médico experto en el diagnóstico y manejo de enfermedades autoinmunes y en el uso adecuado de los medicamentos empleados en las mismas.

Adicionalmente un Dermatólogo es necesario en el tratamiento de las lesiones cutáneas del lupus. En algunos casos se requiere la toma de una muestra de piel (biopsia) y examinarla con un  microscopio para determinar si el cuadro clínico es manifestación de la enfermedad.

Recomendaciones:

  • La exposición solar es una causa frecuente de reactivación de la enfermedad, por tal motivo los pacientes con Lupus deben protegerse utilizando prendas de vestir adecuadas, protectores solares de amplio espectro, y evitar en lo posible las horas críticas de radiación ultravioleta (10 am a 3 pm).
  • El lupus afecta con mucha mayor frecuencia a las mujeres
  • Dolores articulares y lesiones en piel son la presentación más frecuente de la enfermedad.
  • El tratamiento depende de un diagnóstico oportuno, de los síntomas y gravedad de los mismos.
  • Es indispensable la valoración por un Reumatólogo, quien confirma el diagnóstico y formula el tratamiento a fin de evitar a futuro el daño de distintos órganos.
  • En caso de sospechar compromiso en piel por Lupus el paciente debe consultar a un Dermatólogo quien recomendará un protector solar adecuado y medicamentos adicionales para tratar las lesiones cutáneas.
  • A pesar de no existir una cura para la enfermedad, las personas con lupus adecuadamente controlado pueden mantener una calidad de vida prácticamente normal.
  • Es indispensable que el paciente resuelva sus dudas durante la consulta con el especialista, se involucre en el tratamiento, acuda oportunamente a los controles, evite la automedicación y siga las pautas dadas para garantizar resultados adecuados.

Por: Dr. Ana Milena Arbelaéz Solera

Médica Internista Reumatóloga