Melanoma, cáncer de piel

Melanoma, puede ser mortal

“La incidencia de cáncer de piel a nivel mundial ha aumentado en la últimas décadas”

Cada año, a nivel mundial, se producen entre:

2 y 3 millones  Cáncer No melanoma

132.000 Cáncer Melanoma

1 de cada 3 Cánceres diagnosticados es cáncer de Piel

El melanoma es la forma más agresiva de cáncer de piel,  es una lesión en los melanocitos (células que dan el color a la piel).  El 95% de los melanomas ocurren en la piel, el resto en superficies mucosas o en otros sitios a los que migran las células: capa vascular del ojo y meninges.

“A medida que se agotan los niveles de ozono, la atmósfera pierde cada vez más su función de filtro protector y más radiación solar UV llega a la superficie de la Tierra. Se estima que una disminución del 10% en los niveles de ozono dará como resultado 300,000 casos adicionales de cáncer de piel no melanoma y 4,500 de melanoma” dice la OMS.

El melanoma, tiene la capacidad de diseminarse a otros órganos corporales y hasta de ocasionar la muerte.  Los melanomas tienen dos fases de crecimiento: radial y vertical. Durante la primera, las células malignas crecen en la epidermis (primera capa de la piel) de un modo radial. Con el paso del tiempo, la mayoría de los melanomas progresan a la fase vertical, en la que las células malignas invaden la dermis (segunda capa de la piel) y desarrollan la capacidad de metastatizar.

Existen algunas lesiones que se conocen como precursoras del melanoma y este término significa que son lesiones que pueden anteceder o conducir a la formación de otras, no necesariamente implica que generen una lesión maligna, sino que es un factor de riesgo para desarrollar melanoma maligno sobre una lesión benigna. A continuación se muestran imágenes y se describen características de las diferentes lesiones melanocíticas precursoras.

Riesgos:

Puede originarse de piel sana o también a partir de un lunar ya existente que altera su forma, tamaño, color o textura. Las personas de piel clara son más propensas a desarrollarlo. Al tener menos pigmento (melanina) en la piel se tiene menor protección contra la radiación UV.

Presentan mayor riesgo aquellas personas con cabello claro o rojo, ojos claros y múltiples efélides (pecas)

En las personas de piel oscura se ubica con frecuencia debajo de las uñas,  en las plantas de los pies o en las palmas.

Se incrementa el riesgo cuando existe historia de quemadura solar. Haber presentado una o más quemaduras solares intensas, sobre todo durante la infancia. La exposición excesiva a luz UV proveniente del sol o de camas de bronceado. La luz UV fue identificada como un carcinógeno involucrado en la melanogénesis.

La población colombiana está expuesta a los riesgos relacionados con la radiación solar por ser un país tropical en donde un mayor número de población está ubicada en la zona Andina y en estos lugares residen personas que trabajan en el sector rural, al aire libre con exposición prolongada y frecuente radiación solar sin la protección adecuada.

Tener múltiples nevos y nevos atípicos. Tener más de 50 nevos en todo el cuerpo aumenta el riesgo de padecer melanoma. Historia familiar de melanoma, mutaciones en los genes CDKN2A y CDK4, que han sido documentados en algunas familias con melanoma hereditario, confieren un 60 a 90% de riesgo para presentar melanoma.

Antecedentes exposición solar

La cirugía es el tratamiento definitivo para el melanoma en estadios tempranos. La escisión local ampliada con biopsia de ganglio centinela y/o disección ganglionar electiva es considerado el pilar del tratamiento para los pacientes con melanoma primario.. Debido a que el tratamiento definitivo del melanoma cutáneo es la cirugía, el tratamiento médico está reservado para la terapia adyuvante de pacientes con melanoma avanzado. Menos de la mitad de los pacientes con melanoma profundo (> 4 mm) o afectación de los ganglios linfáticos regionales tienen la supervivencia libre de enfermedad a largo plazo; en consecuencia, estos pacientes son clasificados como de alto riesgo y deben ser considerados para la terapia adyuvante.

En UDL mantenemos permanentemente en campaña de prevención del cáncer de piel y avocamos a que nuestros paciente compartan esta información con sus familiares, los motiven a realizarse el chequeo frecuente de sus lunares, utilizar diariamente la protección solar adecuada y evitar la sobreexposición solar.  Finalmente, invitamos a consultarnos no solo ante la sospecha de una lesión sino, sobretodo, como medida preventiva para actuar siempre a tiempo.

Dr. Hernán E. Duque R
Director médico UDL