Terapia Detoxificación D2

Terapia D2

DEPURACIÓN + DRENAJE

El nivel y ritmo de vida han cambiado. Hoy nos encontramos expuestos a numerosas sustancias tóxicas que habitan en el ambiente y se introducen en nuestro organismo. Nuestro servicio exclusivo busca combatir toxinas a las que estamos expuestos diariamente en nuestro entorno (estrés, malnutrición, medio ambiente).

La Terapia de detoxificación D2 Depuración + Drenaje logra movilizar y transportar las sustancias toxicas hacia los órganos de detoxificación de nuestro cuerpo, donde podrán ser metabolizadas, neutralizadas y/o excretadas.

Sus resultados logran:

  • Depuración completa y natural del organismo.
  • Mejoramiento en el sistema inmune.
  • Revitalización y regeneración del cuerpo.

¿Cuándo se recomienda la Terapia de detoxificación D2?

La Terapia de detoxificación D2 se recomienda en organismos intoxicados (en la vida moderna, casi todos), alertados por diversas manifestaciones o síntomas tales como: alergias, artritis, asma, diabetes, cambios de humor, dolor de cabeza, ansiedad, insomnio, problemas digestivos, problemas cutáneos entre otros. Después del tratamiento inicial, de modo preventivo, se sugiere llevar a cabo una Terapia D2, mínimo dos veces al año. No hay limite de edad.

¿Por qué preferir la Terapia D2 como tratamiento de detoxificación?

La Terapia de detoxificación D2, gracias a la combinación de medicamentos naturales y biológicos específicos, se centra en el sistema linfático, el hígado y los riñones, órganos responsables del drenaje, la detoxificación y la excreción de toxinas de un modo completo y natural garantizando su eficacia y seguridad. También se puede asociar a medicamentos para condiciones puntuales como herpes recurrente, antienvejecimiento, curación de heridas, entre otros.

Consejos útiles para la Terapia D2

  • Tomar mínimo 1.5 a 2 litros de agua al día.
  • Llevar una dieta equilibrada, acompañada de unas dosis diarias de fibra, vitaminas y minerales.
  • No fumar y reducir la ingesta de alcohol, café, té negro.
  • Dormir las horas necesarias.
  • Hacer ejercicios con regularidad.
  • Evaluación médica previa para definir el esquema de terapia ideal para su caso.